Ejes Narrativos

La propuesta narrativa desarrollada en la Fase 1 del proyecto parte del esquema conceptual construido por el Colectivo de Comunicaciones Montes de María y los Colectivos de Narradores y Narradoras de la Memoria durante los talleres de conceptualización y capacitación. Este esquema a su vez está basado en tres categorías de conceptos que proporcionan los ejes narrativos de la exposición: Territorio, memoria e identidad cultural.
 
Territorio:    El territorio es un espacio habitado en cuerpo y espíritu por las gentes de la región, con su historia, sus músicas y sus tradiciones ancestrales. El territorio es, entonces, un espacio de encuentro, desde donde todos aportan a su permanente construcción. Sin  embargo, las dinámicas de la guerra en los Montes de María inscribieron un signo en el imaginario de la nación: es un territorio en conflicto donde habitan los actores armados y su correlato inmediato: las víctimas. Por ello, este territorio exige una nueva representación y por tanto, una nueva lectura que dé cuenta de los procesos que se gestan en las dimensiones geográfica, social, política y económica de los Montes de María.

El museo, como parte de esa nueva representación, ofrece un escenario para la memoria y los relatos de las víctimas, con historias que subviertan la versión oficial sobre lo que han sido, lo que son hoy y lo que quieren en adelante.

Memoria e identidades:    Las diferentes versiones del territorio y de la cultura son producto de un acumulado histórico que se plasma en palabras, imágenes, documentos, testimonios y recuerdos de lo sucedido. La memoria, como práctica cultural tiene un trasfondo identitario latente; es un ejercicio colectivo que trasciende lo privado y en el que las personas se presentan a sí mismas ante la historia y se ubican en el presente como sujetos de la narración. Las comunidades que han hecho parte de este proceso de memoria acuden a ella como práctica política; una práctica desde la cual se definen a sí mismas y nombran sus territorios.
 
La memoria es un dispositivo colectivo capaz de construir nuevas  realidades y de definir su naturaleza, su identidad, y este es un espacio para la memoria colectiva, un lugar donde toman sentido los objetos, relatos, imágenes y momentos que buscan exaltar  su pasado en función del presente y del futuro y que buscan también resignificar para no repetir.     
   
Cultura:    La cultura la han definido desde el punto de vista de la adaptación a, y transformación del territorio. Las formas de organización, los modos de pensar, los imaginarios, las expresiones de los diferentes grupos que conforman la sociedad, son todas manifestaciones de la cultura y como tal deben estar presentes en el discurso museológico.

La cultura representa, en ese relato, el mensaje pero también el vehículo, de manera que las expresiones musicales, orales, dancísticas, literarias, pictóricas o artesanales, cuenten y representen, lleven y contengan la palabra por tantos años postergada de los habitantes de los Montes de María.